jueves, 5 de julio de 2018

Pera colgando de un olmo. o Bajo dos volcanes. Con respecto a esta ciudad, capital de un país y acontecimientos recientes.

Dos volcanes 
uno acostado, dispuesto, tranquilo
otro hincado, presto, rabioso
echando humo...

85
bajo los pies se viene abajo
el piso
y el ojo de la luna parpadeó
cataratas de cemento
trincheras de varilla
praderas de escombro

El partido de la contradicción a cuestas
se quebró
la solidez del minotauro
presumía de goliath
y en sus centros, la tierra (y libertad)
retumba
re tumba
tumba
tumba

Y no pasa nada
y se aferra
y el Popo chilla lágrimas rojas
sigue que arde
se contiene
echando humo.
Y ariadna del pueblo sigue buscando hilo
y la verdad no abarca la magnitud del desastre,
la feroz boca de la miseria es insaciable
las garrapatas de la avaricia, inescrutables.

Y se quita la efigie y se lamen heridas
y se decapita al cordero
y se alistan los piojos, las liendres
y las propias uñas.
Hinca la garra la desesperación
en las dulces carnes de la ley virgen,
la impunidad es un violador que compra flores

43

y treinta y dos años después
17
Y otra vez
el piso, la base, lo común
cimbró
la naturaleza nos da poesía
la metáfora se ajusta
como el manto de la durmiente
a su paciencia de rebaño dominado
y a su lado un huitzilopochtli
un espejo humeante y aguerrido
que se condolece con su amargura
y vela por la catástrofe que se avecina.

Y luego el
18
ay! quisiera ser en verdad tan atrevido!
Pero sé que es pera colgando de un olmo,
uno ennegrecido por la discordia
vertida en el engendro pueblo en el que vivo,
una alusión inesperada a la esperanza alada
se va, vuela, aparta y huye
sucumbe el cambio a la monotonía
al esfuerzo constante contra esa pared monolítica y severa
que tiene por madre a la hidra
y por padre a un sacerdote kafkiano
Ahí está la manta micótica debajo que
alerta y nutre la parasitaria consciencia
la enquistada malevolencia
de que el capitalismo es justo, pero eso es tanto como jugar un juego en el que todos ganen sin que nadie pierda nunca...
¿cuál es el chiste?
Quiero mi tierra y no te doy nada de ella
pero si quieres te compro la más chica y más buena
así tendrás más hoy
aunque yo tendré mejor mañana.

El humo sigue humeando nuestras cabezas
el piso se hunde, se seca y se resquebraja
el dolor, la angustia injusta y la pena
debajo de la cobija derretida
Habrá que esperar otro número más
que así se revierta
acabará haciendo más fuerte el DDT a la cucarachas
que el uranio y plutonio a las hormigas, humigas. Homo migas.
Somos lo que queda de lo que fue
y el entusiasmo, vértigo suicida
socava la costumbre, el privilegio y la comodidad
y derrumba al hombre combatiente, fuerte y decidido
Un veterano de viet nam, un enloquecido
un fortuito, descuidado, dejado de la mano de dios
convalecer ante el hartazgo, comparecer ante el hallazgo
de que en cada latido retumba
una tumba.




miércoles, 4 de julio de 2018

La maraña

La maraña

Los cables como ideas
al principio alineados
pero cuando vuelves
buscas de dónde viene...
todo se enmaraña.
Todo guía a la maraña
y tratas de desenmarañarla
desatar, desenredar
pero te enredas desenmarañando
la mañana.
Es un bosque intrincado e
intrínseco al corazón de la mente
Ahí laten las entrañas, las arterias
los caminos que aquí no llevan
a ninguna montaña.
Entretejen la estrategia maléfica
el azar y la entraña
el dolor y la hazaña
esa vida tergiversada por las lenguas
las cobras que se tejen
anudan y constriñen la palabra.
Son las ideas con capa de emoción
caparazón
son las emociones veladas por la razón
veladas
son la mortaja
el manto sagrado de la ilusión
Quién ha muerto,
de dónde vino...
Donde nace su niagara de
dónde da el salto de fe?
En la maraña
en el nido
en lo inconcebible
la locura
(y si es inconcebible
cómo es que está atado a mí)
sí solo puedo concebir lo inmortal
y la tortura de la vida
que tiene horca y cuchillo
sangre y cenizas lavadas de lágrimas
tan parecidas a las ideas
Vagas, volátiles, inconmensurablemente diminutas
son la imagen de nuestra existencia
Y así como la vida
abdican
caen
se tuercen
y se enmarañan
en su inútil timidez
se esconden, ensimismadas
se atan a la oscuridad hermética y oculta
de lo sagrado, lo divino, lo diabólico y simbólico
el alquimia de un algoritmo
al logaritmo secuestrado por la pasión
¡Cuán nítida y precisa,
cuán eficaz la emoción!
El ardor degüella, castra, expulsa, acaba
las ideas, tan vaporosas, tan frágiles ante el mazo
la horca y el cuchillo:
el terremoto o la santa inquisición.
Ideas fugaces, acciones feroces.
Las ideas son cables pelados
envueltos en electo-choques
¿con qué herramienta se desenmaraña,
si la vida está electrificada?
Tras la vida una reja y tras ella una vida

Mejor es electrocutarse
y darse de azotes contra esa magnitud de electrones y
de volteos
las aguas de cualquier manera
te hundirán y ahogarán
cualquier esperanza
vana es
toda muerte
certera
¿Es la muerte una esfera?

esavinni.

jueves, 21 de junio de 2018

Glosa golosa

Para todos la lengua de otro
es balbuceo
nunca una sola lengua
jamás un sólo idioma
siempre mi propia expresión
mi experiencia
mi
mi posesivo persistente
la experiencia compartida
la verificación de la existencia
yo soy
yo vi
ahí va
yo lo digo
y es chicle y pega
y se repite y vuelve
a ser en otro
como fue en mí
espetado del mismo modo
pero nunca de la misma manera
distinto
pero igual
él es
él vio
pasé por ahí
él te lo dijo
y ya somos tres
bailamos
con nuestros labios
bailamos
y el pulmón alborotado
cantamos
la glotis convulsionada
contamos
y la alegría del sonido que se escapa
alimenta la nostalgia del sentido
y produce el arrebato significante
y envuelta en el propio éxtasis
declama
la golosina disfruta el deseo de la golosa glosa que goza.

jueves, 31 de mayo de 2018

Sin título

I
Muero
inhalo mis alveolos
presiento el recóndito final
persisto en el intento
me refugio en el desconsuelo
en la apatía
en la sustancia viva de la depresión
Sentencio nueve veces la taquicardia
que seduzco a la empatía de la congoja
y me arrimo al frenesí
Y aún así
Solo muero solventemente

II
Soy lo mismo que me mata
mientras muerdo mis dientes
polvo albino iridiscente que
embalsama la angustia entraña
y enquista sosegadamente
una advertencia extraña
Solo muere el que vive y ama

III
Es un entronque de galimatías
infinito, respuesta de un abismo
o un torniquete absurdo congestionado

IV
Solo me sobrevive la inmediatez



jueves, 24 de mayo de 2018

Sé arte

Llenarse la vida de belleza
los animales mueren
la gente te deja, se va...
mueren tus amigos y tú
sigues aquí; llénate de belleza,
de arte. ¡Haz arte!
No muere, y si lo entierran
puede ser resucitado.
No mueras, sé arte.

lunes, 30 de abril de 2018

A los padres

A los padres

Que se caigan
que se raspen
que tengan miedo
que un bicho los pique
y les ladre un perro,
pero deja también
que le lama la cara
que una mariposa se pose
en su incipiente dedo
que apunten con él el miedo,
no lo escondas de la vida
dura ruda muda hilarante
cruel viciosa armoniosa
redundante

No les confecciones un acolchonado
paraíso de indolencia
si nunca ha sufrido, cómo podrá tener empatía...
No hay cielo, ni vida eterna
Has venido aquí por la irresistible
persistencia genética
y los niños están aquí
no por milagro azaroso de la evolución inteligente
sino por la estúpida insistencia de una herencia
por el afán demente de la permanencia
Como a ti te han regalado
todo el volumen de la vida
a ellos les derivas
la sacrosanta responsabilidad de vivirla.

Hazles saber que
esto es una aduana
una gran fila al mismo vacío
un andén atascado
y en la estación hay un estupendo comedor
dónde alguna vez también fuimos alimento
y un tétrico museo
donde se constata la berrinchuda
y torpe historia de los hombres
dañando a otros hombres.

Hazles saber que
esto es un parque de diversiones
un juego en el que todos somos perdedores
una playa exuberante
donde hay fogatas y se danza, se baila, se juega y se hace el amor
Y sí, admítelo, es de esa ilusión, de ese éxtasis
que provoca el hogar
que se perpetúa la arrogancia humana
Hazles saber que
en realidad, nunca dejarán de ser niños.


30 de abril, día del niño.





sábado, 30 de diciembre de 2017

A la falange platónica

A coger y a mamar que el mundo se va a acabar…

Eres cuerpo y nada más…
Una coordenada
un buen rato, un instante y
no somos nada más que eso
un momento entre nadas
Y entre ves que siempre hay
algo más que se parece
Pues hay tanta nada y tan poco de uno
Solo es uno
uno que se repite a causa de nada
y entonces hay dos de eso que no es
y así hasta que
el simio descubrió el pulgar
oponible
a su deseo

De ahí que Ulises navega a una
Ítaca desconocida y despatrida
Arada por la desmemoria y la noche
Una patria tan distante que
anida en el abismo de
donde salen los cuervos y augurios
Graznan a lo lejos quejidos
exiliados del pasado
al que nos queda tanto por andar
para arribar él

Allá donde suceden las cosas que antes
pasaron
para que las encontrásemos luego.

Anda, exfolia el sentido del universo
en un irredento espeto
de desdén por la vida.
Finge que el amor no duele
y que gozas del sufrimiento más
nimio y vacuo
del grosor de la Pangea

Ésta se partirá en cinco trozos
uno para cada tipo
Y ese tipo, carácter de la urgencia
y el desasosiego
incautará lascivias taciturnas
y te desgarrará
rauda
robusta
y rabiosas
las falacias del cuerpo engreído
en espíritu o cerebro
Se batirán sensuales
y amorosamente irracionales
en un exquisito abrevadero
donde finalmente

todos palideceremos.